viernes, 23 de marzo de 2018

El emisario del Rey

Fue un mes de diciembre del año del Señor de mil quinientos veintitrés y juro que lo que os cuento, tal así ocurrió.

Ejercía por aquel entonces como Correo Real y se me encargó llevar una misiva urgente desde la Capital hasta la ciudad de Valladolid. Sucedió que al poco de partir sobrevino una descomunal ventisca, siéndome imposible continuar la marcha entre la nieve. En mitad de la llanura castellana alcancé a divisar los muros de una edificación y hacia allí me dirigí con la intención de solicitar resguardo. Golpeé la aldaba hasta que alguien descorrió la mirilla, volviéndola a cerrar de inmediato. Transcurrió un buen tiempo antes de que debido a mis voces, abriesen de nuevo.

Este es un convento de monjas. Marchaos.

No hay lugar en estas tierras que no esté bajo jurisdicción Real —dije mostrando mis credenciales — abrid pues, y dadme el cobijo que cristianamente debéis al caminante.

sábado, 17 de marzo de 2018

El Incidente Cooper. Capítulo VII: Rosas para Emma

Era en la mañana temprano cuando sonó el timbre. El coronel James Kaufman acudió sin prisas. Se había vestido con un traje de Armani en gris oscuro, camisa beige y corbata. La sobriedad de las prendas y sus tonos apagados resaltaban su porte atlético y sus facciones angulosas. Llevaba el cabello, plateado prematuramente, recortado casi al cero a ambos lados de la cabeza y peinado hacia atrás. Todos los días desde hacía más de una semana repetía el mismo ritual en previsión de aquello que aguardaba. Y había llegado el momento.

Tan sólo él se encontraba en la casa. Había despedido al servicio y enviado a la familia a pasar unos días en la costa con la tía Gertrud, alegando que debía resolver unos asuntos de la máxima importancia y confidencialidad para los que necesitaba disponibilidad absoluta. Descorrió la cerradura tomándose su tiempo, con el pulso acelerado. En el umbral apareció, tal como esperaba, un rostro conocido. 

El tiempo y las adversidades habían hecho mella en ella. Mostraba las marcas del paso de los años y el pelo se le había tornado gris, evidenciando cierto descuido en su aspecto físico. Sin embargo vestía de manera elegante y un vahído a fragancia de jazmín fue de las primeras sensaciones que percibió el coronel.

miércoles, 14 de marzo de 2018

El Incidente Cooper. Capítulo VI: El ocaso de Aurora

Tres muertes de cinco integrantes de un equipo es razón más que suficiente para que se cancele un proyecto y Aurora no fue una excepción. El Alto Mando militar determinó que su continuidad suponía manejar fuerzas cuyo poder escapaba, en el estadio en que se encontraba la ciencia en ese momento, de los límites que el ser humano podía comprender y manejar con garantías.

Los dos supervivientes fuimos enclaustrados durante meses y sometidos a toda clase de interrogatorios y pruebas psicológicas. Una vez establecida la secuencia de los hechos, contra ninguno de nosotros se halló indicio alguno de criminalidad. Se me ofreció un destino apacible en un despacho, pero al poco tiempo solicité el paso a la reserva. Por aquellas fechas comenzaron a manifestarse también mis problemas psicológicos. La doctora Emma Adams tuvo aún menos suerte. A raíz de aquello se le diagnosticaron serias perturbaciones emocionales que no tardaron en derivar en un cuadro esquizofrénico y se hizo necesario su internamiento en un centro psiquiátrico.

viernes, 9 de marzo de 2018

El Incidente Cooper. Capítulo V: La vida y la muerte

Todo sucedió con rapidez. La sala quedó en silencio mientras aguardábamos sin saber el qué. Tan sólo se oía el aire silbando en nuestras gargantas. Las luces con que segundos antes nos habían obsequiado Aurora y Hades se habían transformado en negrura. El escaso brillo de los leds de emergencia apenas era suficiente. Cada uno de nosotros no era más que una sombra entre las sombras, una silueta aterradora paralizada por el miedo. Entonces oímos gritar a Bucket.

Su cuerpo se retorcía sobre los teclados como si soportase el dolor más intenso. Apenas tuvimos tiempo de reaccionar. Se levantó y permaneció erguido durante un lapso interminable. Después se abalanzó sobre el brigadier. El sonido de un disparo nos erizó la piel. Se escucharon gritos. 

Johanson cayó al suelo malherido al tiempo que Emma se acurrucaba junto a él presa de la histeria. Bucket forcejeó con Brown sin que éste pudiera apenas defenderse, trataba de ahogarlo con las dos manos aferradas a su cuello. Salté sobre ambos en un intento por separarlos. Pude contemplar de cerca sus ojos, un pozo de hondura interminable en el que no se apreciaba ningún atisbo de humanidad. Dirigió hacia mí las pupilas mientras un sonido indefinible salía de su garganta. Me apartó de un manotazo con una fuerza inesperada y fui a caer un par de metros más allá golpeándome la cabeza.

viernes, 2 de marzo de 2018

El Incidente Cooper. Capítulo IV: Diálogo desde el inframundo

El doctor Johanson sostenía un bolígrafo con el que no había dejado de tomar notas en un cuadernillo. Percibí en su movimiento oscilante que le temblaba el pulso. Por las mejillas de Bucket corrían sendos regueros de sudor y el rostro de Emma destilaba miedo. Tan sólo el brigadier parecía mantener la compostura, obligado tal vez por el mayor rango que ostentaba.

Por mi parte no estaba muy seguro del tipo de emociones que dejaba traslucir mi semblante. Llevábamos meses preparándonos para aquel momento pero ninguno hubiéramos sido capaces de suponer semejante deriva en el experimento. No era tanto el hecho de haber contactado con un muerto. Tampoco los temores demostrados por Cooper, algo que entraba dentro de lo posible, ni siquiera la incerteza de que pudiéramos enfrentarnos a una segunda e imprevista presencia. 

Era aquella voz, o el modo en la que Hades la reproducía, una voz que tenía la innata propiedad de desgarrar el más intenso de los terrores desde la profundidad del alma humana.

sábado, 24 de febrero de 2018

El Incidente Cooper. Capítulo III: Una ventana al más allá

A mi llegada a la mansión se me asignó un pequeño cuarto donde instalarme. Después de dejar mis cosas acudí de inmediato a ver al general. Se encontraban acompañándolo la doctora Emma Adams, una mujer de aspecto agradable que rondaría los cuarenta, y un joven técnico de nombre Andrew Morgan al que todos apodaban Bucket por la peculiar forma alargada de sus facciones. El sargento se encargaba del manejo de las dos estrellas tecnológicas del Proyecto, Aurora y Hades, de cuyas capacidades esperábamos grandes resultados.

Cooper se hallaba ya en fase terminal. Lo saludé pero fue incapaz de dirigirme la palabra, apenas era ya consciente de su entorno. El desenlace podría producirse de un momento a otro. Sus débiles constantes vitales eran continuamente monitorizadas y nuestros dos prodigios electrónicos se hallaban listos para ser operados en cuanto los médicos diesen el pistoletazo de salida. Nada más podía hacer allí y decidí ir a deshacer las maletas y entrevistarme con el brigadier Brown para ponerme al corriente del resto de detalles, dejando instrucciones precisas de que se me avisase si había algún cambio. Así transcurrió todo el día. Poco antes de las doce me fui a dormir, cansado como estaba del viaje y el ajetreo. Debían ser alrededor de las dos de la madrugada cuando me despertaron.

lunes, 19 de febrero de 2018

El Incidente Cooper. Capítulo II: El Proyecto Aurora

En pocos días la casa del general Cooper se transformó en un centro de operaciones. El alto mando había considerado la posibilidad de trasladarlo a un hospital militar, pero por deferencia a su rango se decidió que pese al mayor coste se trataría de trastocar su rutina lo menos posible. Entonces no lo sabíamos, pero aquel fue el primero de muchos errores.

Los equipos electrónicos se instalaron en una habitación amplia en el ala sur de la mansión, a donde se llevó su cama y cuanto fuese necesario para que estuviese cómodo. Junto con toda la parafernalia se alojó también un operario encargado de las cuestiones técnicas. Dos médicos se turnaban para permanecer en todo instante junto al general vigilando sus constantes vitales, ambos eran expertos en sus campos respectivos y llegado el momento serían cruciales para la monitorización del proceso. Todos los integrantes del equipo ostentaban rango militar y habían tenido algún tipo de contacto con Cooper previo al Proyecto.

Engrosaban además el operativo más de diez escoltas que vigilaban estratégicamente el perímetro, no dejando acercarse a nadie sin autorización. El brigadier George Brown fue asignado para supervisar la operación, convirtiéndose en los ojos del alto mando y en el militar de mayor graduación al cargo. Llegó un par de días después e instaló su despacho en la planta baja, no lejos de la habitación donde descansaba Cooper.

martes, 13 de febrero de 2018

El Incidente Cooper. Capítulo I: Un salón en penumbra

Mi nombre es James Kaufman y desde hace ocho años soy coronel en la reserva del Cuerpo de Marines.  Hace casi el mismo tiempo que preciso de medicación y asesoramiento psicológico para poder afrontar lo que hemos dado en llamar vida, aunque en lo que atañe a la vida y la muerte mi concepto de ambas posiblemente tenga poco que ver con el de ustedes.

Después de mi participación en el Proyecto Aurora, que más tarde y a tenor de los acontecimientos que se dieron por aquellas fechas pasaría a conocerse en los archivos militares como el Incidente Cooper, no pude seguir vistiendo mis galones como si nada hubiera sucedido. 

No albergo la esperanza de que estas líneas que escribo recluido en mi casa de campo puedan ser alguna vez publicadas. Al menos no mientras yo viva y probablemente tampoco después de mi muerte y si así fuera, quienes leyesen este documento a buen seguro no se tomarían los hechos en serio. En cualquier caso no tengo ninguna duda que desde muy arriba se haría todo lo posible para hacerlo pasar por las elucubraciones de un loco. Sea como fuere, siento la necesidad de desahogarme sobre un papel para exorcizar mis miedos, para purgar mi culpa y la de todos esos que siguen aún ciegos, escudados tras el nombre de la tan sacralizada Patria. 

miércoles, 24 de enero de 2018

Niña de ojos tristes

Contemplas el mundo, niña de los ojos tristes, a través de esos cristales enmarcados en una montura dorada. Un mundo que ha cambiado desde la última vez en que pudiste aventurarte por sus confusos senderos. O quizás no haya cambiado tanto, pero a ti te lo parece.

Respiras de nuevo el aire entumecido con el rancio humo de los tubos de escape, mas esa atmósfera viciada te sabe a libertad en los pulmones. Hace calor, el verano resplandece exhibiendo sus mejores galas y sudas bajo tus amplios ropajes.

Pronto verás de nuevo rostros familiares, lo poco que todavía te mantiene apegada a ese mundo del que hace años desertaste. Pero no sueñes demasiado, niña de triste mirada, pues ni ellos ni sus vidas forman ya parte de la tuya.

viernes, 12 de enero de 2018

Un chico sincero (Parte II de II)

Luces de colores en el firmamento estrellado, los últimos éxitos del momento a todo volumen machando los oídos, cuerpos rozándose entre codazos y empujones en un espacio saturado, copas de hielo y alcohol protegidas con manos delicadas. Pasión en las miradas, a veces deseo, otras desconfianza, sonrisas de postín y sombra de ojos disimulando la falta de sueño, abismos de pupilas en los que se refleja la ausencia. Palabras deshinibidas, carcajadas que desalojan penurias y frustraciones, desconocidos que se conocen de toda la vida tan sólo por una noche. Camisetas ajustadas y faldas cortas, tacones demasiado altos que no alcanzan para tocar el cielo, efluvios de perfumes caros, chutes de endorfinas, sensaciones artificiales en forma de aspirina pero menos inofensivas. Caricias furtivas, cazadores sin licencia y gacelas esquivas, besos que dejan una impronta de rojo carmín con sabor plástico. Ángeles de otros mundos con mundanos escotes detrás de una barra, que te venden por una noche el olvido.

martes, 9 de enero de 2018

Un chico sincero (Parte I de II)

Julio Carrascosa estaba sentado frente a la espaciosa mesa de trabajo, del otro lado el Doctor Bermúdez terminaba su sesión semanal con el muchacho. Era el suyo un caso difícil, una rareza de esas que se tenía la suerte, o la desgracia dependiendo la paciencia del profesional con el que topase, de encontrarse una única vez en toda una carrera. Pero aunque Bermúdez se hallaba ya en la recta final de su dilatada trayectoria, la dolencia representaba un reto en el que volcaba todos sus esfuerzos con la ilusión de un primerizo. Tras las gafas de montura de pasta que disimulaban unas cejas en exceso pobladas el médico repasaba las notas con que había llenado el cuaderno esa tarde. De vez en cuando se rascaba el pelo encanecido que a ambos lados de la cabeza delimitaban su prominente calva.

lunes, 25 de diciembre de 2017

Los compradores de sueños

Relato presentado a concurso en la comunidad "Escribiendo que es Gerundio". Normas: Máximo 350 palabras. Debe estar inspirada en la fotografía que acompaña la entrada.


Parecía un mundo irreal, un lugar de ensueño techado de luces multicolores. Ella no se acostumbraba al ruido de los coches cuando rodaban sobre el asfalto. Se lo habían contado, pero la imaginación no era más que un triste sucedáneo de la realidad.

Respiró el aire frío y volvió a maravillarse con los árboles que se enfilaban al borde de las aceras, mostrando sus ramas retorcidas recorridas por bombillas intermitentes. Nunca había visto un árbol, tampoco tanta gente caminando junta. Semejaba que tuvieran prisa. Entraban y salían de los comercios portando bolsas abarrotadas, compraban y volvían a comprar, pues todo allí tenía un precio, todo estaba a la distancia de un pase de tarjeta de crédito.